BLOQUES FUNCIONALES DE ALEXANDER LURIA PDF

Marisar Se trata del Congreso Pan-ruso de Psiconeurologia celebrado en el anomomento en que Kornilov conoce aquel joven de procedencia judia y le invita a formar parte del Instituto de Psicologia de Moscu, donde forma equipo con Luria y Leontiev. Taylor, Luria to hold second debate ahead of election 13News Now 2 months ago. Los grupos de estructuras cerebrales trabajan concertadamente. Las Tres Unidades Funcionales de Luria — es.

Author:Moogukinos Shakajar
Country:Malaysia
Language:English (Spanish)
Genre:Politics
Published (Last):16 June 2007
Pages:304
PDF File Size:16.90 Mb
ePub File Size:16.73 Mb
ISBN:273-9-33497-433-6
Downloads:3040
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Shaktijind



No es tarea fбcil comentar y mucho menos discutir la obra de alguien que dedicу su vida a la comprensiуn y explicaciуn de uno de los mбs serios problemas humanos, el de los dйficit de las capacidades superiores del hombre causados por las afecciones del cerebro, y por ende a la explicaciуn de la actividad cerebral en sн. Por fortuna, no es difнcil valorar su obra, aunque fuese sуlo como respuesta afectiva ante la magnitud de su contribuciуn al progreso de la humanidad.

Alexander Romanovich Luria muriу en a los 75 aсos de edad. Habнa trabajado en el Instituto Burdenko de Neurocirugнa de Moscъ, donde desarrollу casi toda la investigaciуn clнnica y experimental que despuйs la tradujo en la teorнa neuropsicolуgica que de inmediato se llegу a conocer en todo el mundo.

Mucho antes que йl habнa muerto Lev Vigotsky, a quien le ligaron los lazos del discнpulo y cuya obra le tocу continuar. Pero si bien su maestro le dejу el esquema inicial casi completamente estructurado, es importante vincular estrechamente la Neuropsicologнa de Luria a la obra de Sechenov, Pavlov, Anojin, Leontiev, y por quй no a la de sus discнpulos como Eugenia Homskaya.

Mбs aъn, a Luria no le fue ajena la obra de Jackson, Wernicke, Head, Teuber, Pribram, Critchley, Miller, McCulloch, Penfield, Wiener y demбs fundadores de las ahora llamadas neurociencias, a quienes citу y criticу muchas veces. Y es que Luria siguiу una lнnea de pensamiento que no se puede aislar de las obra de quienes encararon aquellos problemas dentro de un esquema conceptual cuyo eje es la superaciуn del dualismo subyacente a la relaciуn entre mente y cerebro.

En realidad, su sнntesis es creadora, y la magnitud de su creaciуn es tal que trasciende a los grandes problemas econуmicos, polнticos y йticos del paнs de su йpoca; problemas que, como ha sucedido en todas partes, de un lado alientan, y de otro limitan el desarrollo de las capacidades de las personas de toda condiciуn.

Luria, justamente por sus capacidades, no pudo recluirse en su mundo interno y domйstico. Como hombre universal tuvo que estar en el centro de las contra-dicciones sociales, haciendo tal vez lo imposible para mantener la perspectiva de su obra dentro de un humanismo que йl hubiera querido escapara de los lнmites que imponнa el poder. La Neuropsicologнa de Luria no es pues sуlo un paso adelante de la Neuropsicologнa clбsica occidental, ni tampoco de la de su йpoca, que es ciertamente la del presente.

Por la misma razуn, su propuesta no es un promedio ni mucho menos una conciliaciуn: la suya es el desarrollo de una ciencia que, gracias a йl empezу a superarse a sн misma.

Y decimos empezу, porque si йl estuviera aъn vivo, se hubiera regodeado con las avances de la tecnologнa actual, de la posibilidad de ver al cerebro en imбgenes funcionales, la neurona y la sinapsis analizadas hasta sus constituyentes moleculares; hubiera asistido con nuevos argumentos al debate aъn vigente del dualismo: hubiera tenido mejores respuestas a las contradicciones generadas en torno a la mente y el cerebro, la cogniciуn y la emociуn, el holismo y el localizacionismo, la diferenciaciуn interhemisfйrica, la afectividad humana y la motivaciуn.

Pues estб claro que ya vislumbraba las salidas correctas. Infortunadamente es un sino persistente que el cientнfico siempre estarб vislumbrando respuestas a sus interrogantes. Por eso, Luria, como en su momento Ramуn y Cajal, o su maestro Vigotsky, sуlo pudo anticipar respuestas, muchas de las cuales nos han mostrado su solidez, aunque fuera sуlo para plantearnos nuevos interrogantes.

Consciente de los sesgos que nos imponen las propias preferencias personales, debo reseсar los aportes de Luria, que a mi juicio, mбs han contribuido al desarrollo de la Neuropsicologнa. Es lуgico que esta reseсa, y el anбlisis y la valoraciуn de estos aportes, no debemos hacerlos fuera del contexto de la Neuro-psicologнa cuyo inicio a fines del siglo XVIII se atribuye a Franz Gall, y de la Neurofisiologнa de su йpoca que se remonta a Sechenov, Pavlov y Vigotsky.

En efecto, Luria es, al mismo tiempo, continuador crнtico de la tradiciуn neuropsicolуgica clбsica de Occidente, e iniciador de una Neuropsicologнa en la vena de Vigotsky, Bernstein, Anojin y Leontiev. Este fue, en efecto, el reto que Luria afrontу, y el suyo es el intento mбs serio por resolver el enigma de la mente y su relaciуn con el cerebro. Como puede com-probarse fбcilmente, todos sus escritos monogrбficos empiezan con una rigurosa crнtica a las concepciones tradicionales planteadas en los tйrminos del dualismo mecanicista o idealista, que, a decir verdad, aъn siguen vigentes.

Por eso, con esa actitud cientнfica y йtica propia de los grandes hombres, analizу, y refutу en su caso, las concepciones de los cientнficos que mбs llegу a admirar. En realidad, no creemos que las tйcnicas psicolуgicas de examen y de investigaciуn que el mismo Luria diseсу para el estudio de los enfermos con lesiones del cerebro sean lo mбs rescatable de su aporte, mбs si sus pruebas son extraнdas de su contexto teуrico para convertirlas en meras instrucciones prбcticas, como han hecho Christensen en Dinamarca y Golden, Hemmke y Purisch en Nebraska.

Lo fundamental es comprender que йstas se basan en una concepciуn monista del hombre y del cerebro, una concepciуn que si bien se la pueda tildar de funcionalista, como muchos ya lo han hecho, se ubica dentro de un humanismo cientнfico, tal vez limitado por la carencia, propia de su йpoca, de una visiуn mбs integral del hombre, que abarcara a todos sus niveles de organizaciуn.

Por eso, partiendo de las ideas de Wiener y de Miller, Galanter y Pribram, pero en base a las ideas de Bernstein y Anojin, Luria interpreta y aplica mejor los desarrollos de las ciencias de los signos, la informaciуn y la comunicaciones. De allн que su concepciуn tripartita del cerebro, en lнnea con la tradiciуn de Platуn y Galeno, tiene una base sistйmica.

Su concepto de las tres unidades o bloques funcionales del cerebro, que extiende las ideas de Anojin sobre los sistemas funcionales del cerebro es ahora aceptada, aunque en verdad sin decirlo, por prбctica-mente todos los neurocientнficos de occidente, y su esquema aparece en todos los textos de psicofisiologнa como si fueran naturales. Es una concepciуn que la juzgamos fundamental para la comprensiуn del soporte funcional de la conciencia.

Dentro de esta concepciуn suya, destaca su interpretaciуn de la funciуn de los lуbulos frontales. Su planteamiento seсala que los lуbulos frontales constituyen la unidad para programar, regular y verificar la actividad personal. La enorme importancia que Luria asignу al lenguaje, sin duda bajo la influencia de Vigotsky, tal vez fue la razуn por la que en su trabajo de investigaciуn acentuу la importancia del hemisferio izquierdo, un sesgo que, no dudamos al decirlo, no es una debilidad, sino el sesgo impuesto por las preferencias del investigador y las exigencias de dicho trabajo.

Aquн se nota claramente que no cae en las imprecisiones prevalentes del dualismo, y no discute si el desorden afбsico es de naturaleza intelectual o simplemente instrumental. Luria sin duda cayу en la trampa de la fisiologнa de la motivaciуn introducida por Freud, y esto le impidiу relacionar la funciуn cerebral y el sistema del habla con los sistemas afectivos y conativos de la conciencia. Por esta razуn, la concepciуn luriana es un paso adelante, pero impedida de avanzar mбs, sobre todo por las limitaciones conceptuales de su tiempo.

Tal vez la contribuciуn de Luria a la comprensiуn de la memoria humana sea el бrea menos relevante de su obra. Aunque aquн tambiйn el maestro del Instituto Burdenko vislumbra la verdadera naturaleza de este aspecto de la actividad cerebral, queda, sin embargo, limitado por las propias concepciones del cognitivismo. Si este hubiera sido el caso, tal vez hubiera podido definir y delimitar mejor los procesos del pen-samiento en relaciуn con la memoria.

Segъn parece, el haber restringido la memoria a un proceso exclu-sivamente cognitivo, le impidiу desarrollar la lнnea trazada por su maestro que ya habнa sugerido la necesidad de explicar cуmo se integran el pensamiento y la emociуn.

Con todo, debemos seсalar que la concepciуn de Luria sobre la memoria humana, ya remarca la importancia de la funciуn prefrontal, el sistema lнmbico y las бreas basales, asн como el papel del lenguaje en la organizaciуn del aprendizaje y el recuerdo. Ya hemos hecho referencia al aspecto ampliamente reconocido, aunque ahora distorsionado, de la contribuciуn de Luria al examen clнnico, esto es, la forma tan personal como aplicу el mйtodo clнnico biogrбfico.

En efecto, puede verse que como ilustraciуn de sus textos abundan los relatos anecdуticos acerca de sus pacientes. No hay datos estadнsticos o datos de poblaciуn: los datos se presentan como explicaciones acerca de historias de individuos.

Sin duda que la investigaciуn del caso ъnico, tiene una finalidad que estб dentro de los objetivos del terapeuta, ademбs de ser mucho mбs explicativa de los procesos internos, reales de la persona. Hasta cierto punto, tal vez hemos seсalado ciertas limitaciones en la obra de Luria; pero debemos hacer aquн un deslinde entre las limitaciones de la Neuropsicologнa de Luria y las limitaciones de la Neuropsicologнa actual.

Las limitaciones de Luria, en cambio, fueron problemas de la historia real de la sociedad humana, de la йpoca en sн. Por ejemplo, estoy seguro que si viviera habrнa podido desarrollar una teorнa verdaderamente humanista de la emociуn y la motivaciуn, pues йl mismo entreviу la necesidad de explicarlas y tenнa definido el punto de partida. Sin duda que las circunstancias de la segunda guerra mundial, y sobre todo las contingencias polнticas que viviу su paнs, crearon las condiciones para investigar aquellos aspectos de la actividad psнquica mбs prioritarios, como la rehabilitaciуn de los heridos de guerra, la educaciуn de los adultos y de los niсos, especialmente aquellos con retardo mental.

Pero esta restricciуn del campo de su investigaciуn, no impidiу que las бreas dйbiles fueran columbradas con la anticipaciуn debida y dentro del contexto de la sociedad. Por esta razуn, si es que debe continuarse la obra de Vigotsky, Leontiev y Luria, habrб que escoger entre dos alternativas.

Por un lado, muchos de los conceptos y los procedimientos de investigaciуn dejados por ellos, podrбn tomarse como datos entre los cuales hay que escoger aquellos que pudieran aсadirse como complemento de los vacнos de la teorнa neuropsicolуgica actual.

Por otro, si hace justicia, tales conceptos y procedimientos deberбn ser tomados como los cimientos de una concepciуn, de un proyecto de investigaciуn, que tiene su propia cosmovisiуn y sus propios objetivos. Por lo que, si su desarrollo es posible, ya no importarбn los hiatos de la historia. Recordemos cuбnto han tenido que esperar Herуfilo y Gall, para imaginar cuбnto tendrб que esperar Luria para que las ciencias humanas puedan avanzar y desarrollarse corrigiendo sus posibles errores, pero respetando el objetivo original.

No es pues correcto suponer, como lo hace Gardner , que Luria fue fiel a occidente y que se vio limitado por el poder polнtico de su йpoca. Para nosotros, Luria fue mбs bien un bien intencionado integrador del conocimiento; respetу los aportes de la psicofisiologнa americana y europea, e intentу incluirla en su concepciуn socialista del hombre, la mente y el cerebro.

MANUAL DE SUGARCRM EN ESPAOL PDF

Las Tres Unidades Funcionales (LURIA)

No es tarea fбcil comentar y mucho menos discutir la obra de alguien que dedicу su vida a la comprensiуn y explicaciуn de uno de los mбs serios problemas humanos, el de los dйficit de las capacidades superiores del hombre causados por las afecciones del cerebro, y por ende a la explicaciуn de la actividad cerebral en sн. Por fortuna, no es difнcil valorar su obra, aunque fuese sуlo como respuesta afectiva ante la magnitud de su contribuciуn al progreso de la humanidad. Alexander Romanovich Luria muriу en a los 75 aсos de edad. Habнa trabajado en el Instituto Burdenko de Neurocirugнa de Moscъ, donde desarrollу casi toda la investigaciуn clнnica y experimental que despuйs la tradujo en la teorнa neuropsicolуgica que de inmediato se llegу a conocer en todo el mundo. Mucho antes que йl habнa muerto Lev Vigotsky, a quien le ligaron los lazos del discнpulo y cuya obra le tocу continuar. Pero si bien su maestro le dejу el esquema inicial casi completamente estructurado, es importante vincular estrechamente la Neuropsicologнa de Luria a la obra de Sechenov, Pavlov, Anojin, Leontiev, y por quй no a la de sus discнpulos como Eugenia Homskaya.

LA FABRICA DE HISTORIAS JEROME BRUNER PDF

Bloques Funcionales de Luria

.

Related Articles