EULALIA BASSEDAS PDF

Desd que los Servicios Municipales de Asesoramiento Psicopedaggico de Sant Bo de Llobregat y de Sant Just Desvern, de los que son miembros los autores de este libro, comenzaron su trayecto en y en , respectivamente, la intervencin psicopedaggica ha experimentado en Catalu- a, y en el resto del Estado espaol, unas transformaciones profundas. Por un lado, se ha. Por otro lado, y como ocurre casi siempre en los primeros mo- mentos de establecimiento y arranque de una profesin, ha habido cierta falta de acuerdo en la definicin de las funcio- nes y las prioridades de la intervencin psicopedaggica, una falta de acuerdo que se ha visto, sin duda, reforzada y estimu- lada indirectamente por la ausencia de opciones claras en cuanto a ello por parte de la Administracin Educativa, bajo la tutela de la cual se lleva a cabo la intervencin. En este proceso de clarificacin progresiva de funciones y de prioridades que, de una u otra manera, han tenido que llevar a cabo todos los Equipos de Asesoramiento Psicopeda- ggico, los SEMAP de Sant Bo y de Sant Just presentan algu- 10 11 1 - l nas peculiaridades referidas, sobre todo, al punto de partida. La misma categorizacin de las funciones de la Educacin en la Universidad de Barcelona, y empiezan a intervencin psicopedaggica en dos grandes bloques, de ca- funcionar sobre la base de un modelo de intervencin psico- rcter asistencial en un caso -la atencin a casos individua- pedaggica, previamente definido en sus lneas principales, les- y de carcter preventivo, institucional y global en el otro que persigue, entre otros, el objetivo de integrar la asistencia -innovacin educativa, mejora de la calidad de la enseanza, a la poblacin escolar con las tareas docentes y la actividad in- actuaciones en el mbito comunitario- traduce subrepticia- vestigadora. Les ha permitido, eso s, trabajo sobre el diagnstico psicopedaggico mostrar que interpretar mejor estas urgencias y exigencias, acomodar pro- esta contraposicin es, hasta cierto punto, ficticia o, como gresivamente la intervencin psicopedaggica a las deman- mnimo, innecesaria.

Author:Dora Moogubei
Country:Mauritania
Language:English (Spanish)
Genre:Health and Food
Published (Last):24 September 2010
Pages:117
PDF File Size:12.90 Mb
ePub File Size:11.91 Mb
ISBN:498-9-58260-535-9
Downloads:91441
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Faujind



Desd que los Servicios Municipales de Asesoramiento Psicopedaggico de Sant Bo de Llobregat y de Sant Just Desvern, de los que son miembros los autores de este libro, comenzaron su trayecto en y en , respectivamente, la intervencin psicopedaggica ha experimentado en Catalu- a, y en el resto del Estado espaol, unas transformaciones profundas. Por un lado, se ha. Por otro lado, y como ocurre casi siempre en los primeros mo- mentos de establecimiento y arranque de una profesin, ha habido cierta falta de acuerdo en la definicin de las funcio- nes y las prioridades de la intervencin psicopedaggica, una falta de acuerdo que se ha visto, sin duda, reforzada y estimu- lada indirectamente por la ausencia de opciones claras en cuanto a ello por parte de la Administracin Educativa, bajo la tutela de la cual se lleva a cabo la intervencin.

En este proceso de clarificacin progresiva de funciones y de prioridades que, de una u otra manera, han tenido que llevar a cabo todos los Equipos de Asesoramiento Psicopeda- ggico, los SEMAP de Sant Bo y de Sant Just presentan algu- 10 11 1 - l nas peculiaridades referidas, sobre todo, al punto de partida.

La misma categorizacin de las funciones de la Educacin en la Universidad de Barcelona, y empiezan a intervencin psicopedaggica en dos grandes bloques, de ca- funcionar sobre la base de un modelo de intervencin psico- rcter asistencial en un caso -la atencin a casos individua- pedaggica, previamente definido en sus lneas principales, les- y de carcter preventivo, institucional y global en el otro que persigue, entre otros, el objetivo de integrar la asistencia -innovacin educativa, mejora de la calidad de la enseanza, a la poblacin escolar con las tareas docentes y la actividad in- actuaciones en el mbito comunitario- traduce subrepticia- vestigadora.

Les ha permitido, eso s, trabajo sobre el diagnstico psicopedaggico mostrar que interpretar mejor estas urgencias y exigencias, acomodar pro- esta contraposicin es, hasta cierto punto, ficticia o, como gresivamente la intervencin psicopedaggica a las deman- mnimo, innecesaria. Para decirlo en trminos positivos, los das de la comunidad escolar, permanecer abiertos a las nove- autores demuestran que desde cierto modo de entender la dades tericas y metodolgicas y, sobre todo, trazar una intervencin psicopedaggica, es posible, deseable y hasta trayectoria profesional abierta sobre unas bases de coheren- incluso necesario satisfacer las demandas concretas de aten-.

El debate! Para esto, No se trata nicamente de atender las demandas de la ha sido necesario preguntarse, a veces, sobre el modo de comunidad escolar que tienen clara y explcitamente una intervenir, revisar planteamientos que parecan slidos y, con orientacin preventiva. La comunidad escolar, nuestrn comu- mucha frecuencia, hacer un trabajo de reflexin terica y nidad escolar, tiene unas necesidades determinadas y ent1e metodolgica y de elaboracin de instrumentos.

En este con- otras, por razones que ahora no vienen al caso, la atencin a texto, el trabajo sobre diagnstico psicopedaggico que el los casos individuales ocupa un lugar importante. De lo que se lector tiene en sus manos es slo uno de los resultados visibles trata es ms bien de atender las demandas relativas a casos del esfuerzo colectivo de reflexin terica rigurosa que los individuales concretos en una perspectiva preventiva, global, miembros de los SEMAP de Sant Boi y de Sant Just aplican de institucional.

En un modelo de intervencin psicopedaggica forma sistemtica a su propia prctica profesional. Es, pues, 12 13 esencialmente, un problema de funciones de la intervencin sional, de la cual este libro es un exponente ms.

Durante psicopedaggica y no tanto de tareas. El diagnstico -una prctica difcil y casi siempre problemtica- unos ins- en general -llammosle evaluacin si lo prefers- y el diag- trumentos, unos planteamientos, unas soluciones, que consti- nstico psicopedaggico en particular se abordan a veces tuyen un patrimonio de valor inestimable para el conjunto de como un asunto exclusivamente tcnico, como si fuera nica- la profesin.

Desde este punto de vista, hay razones suficien- mente un problema de aplicar con rigor y objetividad unas tes para el optimismo. Por otro lado, a pesar de ello, no es tcnicas cientficas rigurosas, slidamente establecidas que, a difcil detectar entre los profesionales de la psicopedagoga modo de instrumentos elaborados previamente, pudieran cierta desazn e incluso ciertopesimismo.

No es sta la visin que presentan, y acertadamente, segn gen de esta contradiccin -condiciones laborales, situacin mi opinin, los autores del libro. Por descontado, los aspectos de los centros escolares, cambios en el sistema educativo, tcnicos cumplen un papel importante en la actividad profe- incidencia en el trabajo de la problemtica social, lagunas sional del psicopedagogo, que debe conocer los instrumentos de informacin, etc. A pesar capaz de utilizarlos con rigor, aprovechando adecuadamente de ello, de entre todas, una me parece particularmente grave las informaciones que proporcionan.

Me refiero a la falta Pero el diagnstico, como parte integrante de la interven- endmica de opciones claras con respecto a la articulacin y cin psicopedaggica, est al servicio de unos objetivos ms el futuro de la intervencin psicopedaggica por parte de las amplios, los objetivos de la institucin escolar.

De aqu pro- Administraciones Educativas. Esta falta, agravada, si cabe, los viene la importancia de situarlo en el contexto de las funcio- ltimos aos, ha creado una situacin en que los equipos nes de la escolarizacin, de los procesos de enseanza- psicopedaggicos pueden ser requeridos para realizar prcti- aprendizaje y del entramado de relaciones que caracterizan la camente cualquier tipo de tareas en el mbito escolar, con lo dinmica y el funcionamiento del centro escolar.

De aqu que ello implica de falta de definicin de funciones, de inter- proviene tambin que, en definitiva, lo que se nos ofrece no ferencias absurdas con otros servicios que actan en las es- 1 sea slo un modelo de diagnstico psicopedaggico, sino tam-. La situacin es ms intervencin psicopedaggica en su conjunto. El intento de l grave todava porque no corresponde a la trayectoria seguida articular la concepcin constructivista del aprendizaje esco- por la mayora de los equipos psicopedaggicos, caracteriza- lar y de la accin educativa con el anlisis sistmico de la da ms bien por el progresivo esclarecimiento de funciones, institucin escolar constituye, sin duda, en cuanto a ello, uno el enriquecimiento de los planteamientos profesionales y la de los elementos ms sugerentes e innovadores del libro y una implicacin creciente en la dinmica y el funcionamiento promesa para el desarrollo de la teorizacin y de la prctica cotidianos de los centros escolares.

En pleno proceso de reforma del sistema educativo, urge Permitidme finalizar estos comentarios retomando la idea una toma de posicin clara sobre las tareas y funciones que inicial sobre las profundas transformaciones experimentadas han de desarrollar los equipos psicopedaggicos. No es posi- por la intervencin psicopedaggica en Catalua y en el resto ble seguir manteniendo la ambigedad de considerarlos ap- del Estado espaol durante la ltima dcada.

De hecho, la tos para cumplir una amplia y variada gama de funciones y situacin es un poco contradictoria en el momento presente.

Los equipos 14 psicopcdaggicos aglutinan actualmente un colectivo de pro- fesionales con una experiencia, unos conocimientos y una INTRODUCCION capacidad transformadora que constituyen un recurso impor- tante del sistema educativo.

El desnimo y el pesimismo no estn justificados cuando se considera la situacin desde la trayectoria seguida por la intervencin psicopedaggica du- rante la ltima dcada, desde el valor del trabajo que se reali- za y desde la potencialidad de cambio y de mejora que repre- senta el patrimonio profesional acumulado. Pueden estarlo, a pesar de ello, desde la falta de claridad de Ja poltica educati- va, por Jo que hace referencia a su articulacin y a sus pers- pectivas de futuro.

Al propio colectivo de psicopedagogos a travs de sus asociaciones profesionales y a las Administracio- Este libro es el resultado del trabajo de anlisis y elabora- nes Educativas compete la responsabilidad de evitar que la cin que en torno al tema del psicodiagnstico hemos llevado situacin actual se enquiste y que no se pueda aprovechar a cabo durante ocho aos dos Servicios Municipales de Aseso- plenamente uno de los no excesivamente abundantes recur- ramiento.

CSAR COLL La falta de modelos de valoracin diagnstica que se ajus- taran de forma satisfactoria a la peculiaridad den uestro traba- jo, es decir, a la intervencin del psicopedagogo bajo una perspectiva de implicacin institucional y de colaboracin estrecha con el educador, nos llev a reflexionar sobre la especificidad y los objetivos del diagnstico en la escuela. Se desa- rroll sobre todo la observacin de los alumnos poi parte del maestro, ya que se consideraba que este tipo de observacin era un elemento de suma importancia en la recogida de datos para la orientacin de aquellos alumnos que presentan difi- cultades de aprendizaje o de relacin en la escuela.

Otro aspecto que se desarrolla en este trabajo es la colaboracin estrecha maestro-psiclogo. La base de esta colaboracin, la necesidad de implicar al maestro en el diagnstico de los nios, es un elemento que surge de la valoracin de las obser- vaciones por parte de los educadores.

Somos conscientes de que sus elementos ms esenciales y aportar nuevos instrumentos hay elementos ms desarrollados que otros. Este hecho no de intervencin. Por un tros Servicios. Veremos cmo los aspectos de la observacin lado, se parte de la base de que el alumno aprende constru- son los ms sistematizados y enlazan con las primeras elabo- yendo significados a partir de una interaccin constante con raciones hechas en los equipos y por ello, lgicamente, la el entorno. Por otro, se tiene en cuenta que este aprendizaje se experiencia acumulada sobre este tema es mayor.

Es decir, ms all de la organizacin replanteamiento de tests o pruebas estandarizadas, aunque formal de las escuelas, diariamente se desarrolla un complejo 1 admitimos que la valoracin de la utilizacin de diferentes mundo de relaciones humanas que constituyen el entramado pruebas estandarizadas y de las pruebas elaboradas en dife- del acto de educar. Es evidente que este hecho no puede 1 rentes equipos psicopedaggicos tendra que ser objeto toda- olvidarse en nuestras intervenciones como psicopedagogos y, va de ms profundizacin.

En el captulo 4 hacemos algunas consideraciones sobre por tanto, stas variarn y adquirirn matices diferentes en funcin del anlisis de la dinmica institucional que realiza- las orientaciones que se deben dar, como tambin de las mos. En sntesis, entendemos el diagnstico psicopedaggico 1 Para acabar, querramos hacer dos breves reflexiones. Bajo este enfoque, el diagnstico psicopedaggico gogos inmersos en una realidad institucional.

Estamos con- nos permite un trabajo amplio que abarca desde la interven- vencidos de qtie este modelo que, como veremos, tiene en cin puntual e individualizada en relacin a los alumnos con cuenta la vida en las aulas y las individualidades de los sujetos problemas, hasta la reflexin en torno al proceso de ensean- que participan en el mundo educativo, nos permite plantear za-aprendizaje mismo. As pues, podemos decir que se trata de la ayuda a los alumnos con dificultades mas all de las inter- un proceso complejo y coherente, que progresa, partiendo de venciones puntuales y concretas, dado que intenta incidir la intervencin concreta referida al nio con problemas, en la tambin en aspectos ms amplios de la escuela.

En segundo direccin de una mayor incidencia y repercusin en las aulas lugar, queremos comentar que el tipo de diagnstico que y en la misma escuela. Por Hay que decir que no hemos abordado el anlisis de otros el contrario, las aportaciones que hacemos aqu, ins o menos diagnsticos que se llevan a cabo dentro de la escuela, como, elaboradas, definidas con ms o menos precisin, no preten- por ejemplo, los estados iniciales de conocimiento o los diag- den ser otra cosa que una base para continuar profundizando, nsticos, en colaboracin con los maestros auxiliares de edu- nosotros mismos y tambin otros profesionales, en el tema cacin especial.

As pues, las reflexiones de este libro se cen- del diagnstico psicopedaggico. En los captulos 1 y 2 lo que queremos mostrar son las bases tericas que fundamentan nuestro trabajo.

6SN1123 1AB00 0BA1 PDF

Resenhas - Aprender e ensinar na educação infantil

Asi, la intervencion educativa del psicologo no se centra solo en el tratamiento puntual de los alumnos con problemas, sino que afecta al proceso de ensenanza aprendizaje en su globalidad. En el diagnostico psicopedagogico estan implicados la escuela, el profesor, el alumno, la familia y el El marco de relacion entre el psicologo y el maestro se va ampliando cada vez mas. En el diagnostico psicopedagogico estan implicados la escuela, el profesor, el alumno, la familia y el psicopedagogo. Porque la realidad de la escolarizacion es el resultado de un juego de interrelaciones complejas entre los distintos colectivos. En este libro se explican las bases teoricas, inspiradas en el constructivismo de J.

ACKOFF THE DEMOCRATIC CORPORATION PDF

Intervenção Educativa e Diagnóstico Psicopedagógico

.

Related Articles